header ads

Proponen que los trabajadores rurales temporarios continúen cobrando el IFE durante el período de cosecha

La diputada entrerriana Mayda Cresto (PJ) presentó un proyecto de resolución solicitando al Poder Ejecutivo que “arbitre las medidas necesarias para dar continuidad al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE)” a los trabajadores rurales temporarios de las economías regionales que realicen cosechas durante la pandemia del COVID 19. “Creemos necesario garantizar el cobro del IFE para los trabajadores que tienen empleo registrado sólo algunos meses del año”, señaló la legisladora nacional.



La diputada nacional Mayda Cresto (PJ) presentó un proyecto de resolución donde solicita al Poder Ejecutivo que “arbitre las medidas necesarias para dar continuidad al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE)" a los trabajadores rurales temporarios de las economías regionales que realicen cosechas durante la pandemia del COVID 19. La iniciativa propone que los trabajadores que se desempeñan en las cosechas estacionales de economías regionales como el arándano, frutilla, nuez pecán, azúcar, entre otras, tengan acceso al cobro del IFE aunque figuren inscriptos en la AFIP como empleados activos, ya que en los hechos, sólo trabajan algunos meses del año, según la estacionalidad de las cosechas.

“Las personas que trabajan en la cosecha pueden hacerlo solamente algunos meses al año, y con ello quedan registrados ante los organismos oficiales bajo la figura de relación de dependencia, aunque no cuenten con ningún ingreso. Esta situación no les permite el acceso a cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia otorgado por el gobierno nacional, y vital para ellos en este contexto”, explicó Cresto.

El arándano, por ejemplo, es un cultivo con altos requerimientos de mano de obra transitoria a lo largo de apenas dos meses. La modalidad de la cosecha es manual y se estima que se requieren 20 personas por hectárea, en etapas claves como la poda, la cosecha y el empaque, generando más de 20 mil puestos de trabajo en todo el país. El 95% de los arándanos argentinos se exporta como fruta fresca, aproximadamente el 2% se reserva al mercado local y el 3% restante se destina a su industrialización para la producción de pasa, frutos congelados, jugos, mermeladas y pastas congeladas para helados, yogur y repostería.

“La situación de empleo temporario se da en diversas actividades de economías regionales, cuyas cosechas se realizan en determinada época del año, dejando desprotegidos a los trabajadores. Creemos que es necesario revertir esa situación de vulnerabilidad y otorgarles una herramienta indispensable, como el IFE, para disipar la incertidumbre que genera la imposibilidad de garantizar su sustento económico”, concluyó Mayda Cresto.

Publicar un comentario

0 Comentarios